Primera clase de crochet(ganchillo)

Hola a todas/os,para poder tejer,y para hacerlo bien,es necesario comenzar desde un principio. Quién se inicia en el tejido,debe saber,que es mejor trabajar con hilo o lana gruesa y aguja también gruesa(es aconsejable),porque así aprenden a contar,saben como son los puntos y es más fácil,desarmar. Todo tejido se comienza con el punto de inicio o lazada.Se hace así.or_ddf3c4111265799600444 or_17e3173b126579973919613

Después de hacer la lazada se continúa con las cadenetas(punto cadena),hay que tener en cuenta,que la lazada o nudo de inicio,se cuenta como la primera cadena(punto),se hace así:se comienza con un nudo corredizo,se toma una lazada(pasar hilo,por encima de la aguja)y se pasa por el bucle que queda en elhilo,se repite siempre el último paso.capturas0-2 capturas1-3 capturas2-4Después se continúa con los puntos básicos,tales como,el punto enano,el punto bajo,punto alto,etc.

Aprender a bloquear una prenda.

6a00e551101c548834011278d61c4828a4-800wi Bloquear consiste en estirar una prenda tejida con el fin de darle forma y consistencia. Se realiza sobre todo en prendas tejidas con dibujos, calados o trenzas, y ayuda a dar forma y sacar partido al trabajo realizado en la misma. Es imprescindible en prendas caladas porque al someterlas a este proceso de estiramiento ayuda a que el diseño se vea con más claridad. Algunas fibras de origen animal tienen “memoria”, no porque recuerdan cosas, sino porque retienen la forma que se les ha dado durante mucho tiempo.
Bloquear lleva tiempo, y puede ser pesado a veces. Pero vale la pena, de verdad. Cuando por fin retiras el último alfiler y ves lo maravillosamente proporcionada que ha quedado tu prenda te alegras de haber hecho el esfuerzo.

Es importante bloquear las piezas de un patrón antes de unirlas. No solo nos facilita enormemente la confección de las piezas, sino que también nos da una idea más clara de las dimensiones finales de la prenda terminada.

También ayuda a agrandar ligeramente algunas prendas que han quedado algo cortas durante el proceso, especialmente prendas de lana y otras fibras animales.

Antes de empezar debemos escoger bien el lugar donde bloquearemos nuestra prenda. Necesitaremos un lugar ventilado donde pueda permanecer durante horas sin que nadie la toque. Tenlo en cuenta si tienes mascotas o niños pequeños.

Existen tres tipos básicos de bloqueo:

Bloqueo en mojado

Se realiza con la prenda mojada previamente, y es ideal para prendas grandes que no requieran mucha manipulación Se utiliza sobre todo para prendas de fibras sintéticas pero también para lana y otras fibras naturales, aunque conviene recordar que la lana puede afieltrarse si se la manipula en exceso mientras está mojada.

Remojaremos la prenda en agua tibia unos minutos y le escurriremos bien toda el agua que podamos, ayudándonos de toallas que absorberán el exceso de agua. Estiraremos la prenda sobre la superficie de bloqueo y la estiraremos hasta alcanzar las medidas requeridas por el patrón, ayudándonos de cinta métrica y alfileres si fuera preciso.

A tener en cuenta: Lee las especificaciones de lavado de tu lana antes de bloquear la prenda. Puede que tu lana no admita agua caliente, o que directamente necesite limpieza en seco. Te ahorrará sorpresas.

Bloqueo con vapor

Se usa especialmente cuando bloqueas piezas para la posterior confección de la prenda. Estira y da forma a los bordes de la labor, y los prepara para ser unidos con más facilidad. Es una buena opción para fibras que retengan mucha agua y pierdan la forma con facilidad cuando se mojan, como el algodón y sus mezclas.

No es conveniente usar este método en prendas sensibles al calor o en fibras de alto contenido sintético porque el calor destruye estas fibras.

Algunas personas estiran la prenda primero y luego la exponen al vapor para fijar la forma. Otras humedecen ligeramente la prenda con agua tibia antes de estirarla, preparando y relajando las fibras para que el estirado sea más fácil. Te sugiero que pruebes ambos y uses el método que mejor resultado te de.

La prenda se humedece previamente, se cubre con un pañuelo de algodón húmedo y se expone al chorro de vapor de la plancha para posteriormente darle forma con ayuda de alfileres si fuera preciso.

A tener en cuenta: Bloquear con vapor no es igual a planchar con vapor. Me explico, la prenda no se plancha, simplemente se expone al chorro de vapor de la plancha. Al exponer la prenda al vapor las fibras se relajan y es más sencillo estirarla. Ten cuidado, el vapor quema.

Bloqueo con Spray.

Es el más sencillo de todos. Se usa sobre todo en prendas caladas y vaporosas que tienden a secarse con facilidad mientras trabajas, y en general para todo tipo de fibras delicadas, especialmente las de grosor fino. Ante la duda usa este método.

Para este método usaremos una botella de spray rellenada de agua tibia. Algunas personas mezclan un pequeño porcentaje de almidón disuelto en el agua, pero no es indispensable. Rociaremos la prenda con el spray mientras la estiramos pero sin pasarnos. Debe estar húmeda, no empapada. Repetir la operación cuantas veces creamos necesario hasta que nuestra prenda esté completamente estirada. Dejar secar completamente antes de retirar los alfileres.

Herramientas

Hay en el mercado una selección de herramientas para bloquear tus prendas. Hay alfileres extra largos, de acero inoxidable y con cabeza en forma de T para facilitarte el trabajo. También hay varillas de acero y tablas resistentes al calor y graduadas en centímetros y pulgadas. Son todas opciones muy válidas, pero no imprescindibles.

Si no quieres comprar todo el equipo de bloqueo puedes usar materiales que tengas por casa. Como superficie puede servirte una lámina de corcho cubierta con plástico o con una toalla, una manta gruesa, una cama y hasta un puzzle infantil de piezas grandes. Puedes usar alfileres de costura de acero inoxidable, y las varillas de acero puedes sustituirlas por alambre de acero, disponible en cualquier ferretería.

Un poco de historia de las mochilas con la técnica que utilizan los indígenas Wayuu

Un poco de la historia de como los Wayuu trabajan y de donde viene ese colorido.
Los Wayúu son un pueblo indígena que aún conserva celosamente sus tradiciones culturales, entre ellas, el oficio de la tejeduría, enseñado según el mito por la araña o Wale’ Kerü.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA358a8841574a6332dd3705a59c571d05

Los Wayúu son un pueblo indígena que habita la península de la Guajira, la parte más nororiental de Colombia, limítrofe con Venezuela; esta comunidad de estructura matriarcal se ha adaptado a las inclemencias del clima de un desierto ubicado frente al mar Caribe.
Dentro de la comunidad el hombre se dedica a la cría de ovejas y chivos, a la siembra de maíz, la fabricación de instrumentos musicales como tambores, y de alpargatas hechas de viejos neumáticos. Entre tanto la mujer se dedica al tejido de chinchorros o hamacas para dormir, de mochilas o carteras para damas, y mantas de colores que resaltan la belleza Wayúu.
Las mochilas son la máxima expresión del tejido Wayuú. Son fácilmente reconocibles por sus colores y diseños. Las mochilas se elaboran en crochet (técnica introducida por los misioneros católicos a principios del siglo XX) o con ganchillo, y la elaboración de cada pieza puede tardar aproximadamente 20 días.
Simbología Wayúu
Los coloridos de sus productos se deben principalmente a que al llegar el período de colonización, fueron influenciados por los españoles en el uso de hilos acrílicos que venían en múltiples colores.
La comercialización de sus productos, principalmente de la mochila, cobra cada vez más fuerza en todo el territorio nacional, e incluso se ha convertido en una pieza artesanal tradicional de Colombia para el mundo.
Wale’ Kerü (la araña)
El tejido para el pueblo wuayúu más que una práctica cultural y una herencia de sus ancestros, es una forma de concebir y expresar la vida tal como ellos la sienten y la desean.2dbd154832723bf87f2a020489835538 06e04eb967e579d914310f5e2f617c70
Según cuenta la historia, la araña o Wale’ Kerü fue quién le enseñó a tejer a la mujer Wayúu. Wale’ Kerü es una araña tejedora que cuando amanecía ya tenía hechas fajas y chinchorros, y hacía siempre sus dibujos antes de la primavera.
Los Wayúu entonces le preguntaban cómo las había hecho, entonces la araña empezó a contarles. Cuentan que Wale’ Kerü enseñó primero a una sola mujer. Esa mujer luego contó que la araña les enseñaría a tejer si ellas le daban un burro o una cabra, y entonces allí los Wayúu le dieron sus prendas y collares.
La historia también dice que Wale’ Kerü se enamoró de un Wayúu, se fugó con él y al él llevarla donde su familia la madre del wayuu le dijo: “Toma este material para que hagas fajas” y Wale’ Kerü se comió todo el algodón y luego de su boca empezó a salir el hilo ya torcido y preparado para tejer.
Wale’ Kerü enseñaba a las muchachas que permanecían en el encierro, les pedía mucha atención, que no miraran para los lados, que no se distrajeran, pues ella no podía estar enseñando siempre.
Fibras e hilos
Los Wayúu hilan el algodón silvestre, el magüey en mecha, el aipis y otras fibras naturales propias de la región. Tuercen cintas de cuerdo de chivo o de res para formar hilos, cuerdas y cordeles. Retuercen el algodón y la lana industrial para los tejidos finos, además de los hilos gastados que reutilizan en los tejidos “de segunda”. Ya sea “en pierna”, o con la ayuda del huso, los Wayúu tuercen y retuercen hilos en forma de “S” o en “Z”.
Tipos de mochilas Wayúu
Los principales tipos de mochilas Wayúu dependen de su tamaño, de su forma, de sus colores.
Mochilas en crochet o ganchillo, con diseños de vivos colores en algodón fino o de segunda, pueden ser de corte circular, cuadrado o rectangular. Las de corte circular presentan diferentes partes: la base que a veces lleva una borla; el cuerpo; la boca que lleva un cordón de cierre y un asa sostenida.mochila-wayuu-guajira-artesanias-colombia-2014-i5 mochila-wayuu-guajira-artesanias-colombia-2014-i8 mochila-wayuu-guajira-artesanias-colombia-2014-i9
Entre las mochilas de crochet de corte circular encontramos: la Susuchon, la Susu de “diario” y la ainiakajatu.
La Susuchon o Woot es una pequeña mochila que el hombre lleva colgada a cada lado de la faja, formando parte del guayuco (Taparrabo usado por los indígenas americanos). En una lleva la plata y en la otra guarda el tabaco. Esta mide entre 12 y 15 cm de alto por 10 a 15 de ancho. Presenta una gran tetilla de flecos largos cosida en el centro de su base, un cordón de cierre con el cual se ata a la faja. Es tejida en algodón o lana de vivos colores.
La Susu de “diario” es una mochila de tamaño mediano que cargan los Wayúu a donde quiera que van. En ella guardan objetos de uso personal, elementos de trabajo, el dinero o el tejido que están realizando en el caso de las mujeres. Esta mide entre 20 y 30 cm de ancho por 35 cm de alto.
Son elaboradas en lana, en algodón fino e hilazas de vivos colores y en curricán en color crudo, con todo tipo de diseños geométricos. En ocasiones, presentan una pequeña tetilla de flecos cosida a su base.
Simbología Wayúu
La Susuainiakajatu, es una mochila muy grande que sirve a las mujeres para llevar el chinchorro, la ropa y otros objetos cuando se van de viaje. Por el peso, la ciñen sobre la cabeza o la montan en los burros. Mide entre 40 y 70 cm de ancho por 50 a 70 de alto y es tejida en algodón fino, hilaza, de diseños y colores.
Los Susu de crochet de corte cuadrado o rectangular, son mochilas de “diario” poco usadas por las mujeres. Estas no presentan base, solo el cuerpo, el cual es tejido como un cilindro que al llegar al tamaño deseado se cierra por un lado y el otro se deja abierto para hacer de boca. Se teje en algodón fino, en todo tipo de dibujos y lleva una colgadera trenzada en japüsusu.
La Kapatera es una mochila muy grande que sirve al hombre para llevar la ropa y el chinchorro cuando se va de viaje. Esta presenta una forma bien diferente a las demás mochilas de crochet. Es una especie de tubo o cilindro con dos bocas y dos largos cordones de cierre que a la vez hacen de colgadera.
Esta mochila no tiene base, solo el cuerpo, que se teje del mismo modo que las de corte cuadrad. Mide 60 cm de alto por 30 de ancho aproximadamente. La Kapatera es tejida en algodón fino e hilaza en diversos diseños y colores.
El Maikisia (“flor de maíz”) puede ser de un solo color o en varios colores, presentando un diseño de puntos, rayas o espirales que termina en unas “tetillas” con flores. El cordón Maikisia se teje con cuatro argollas, generalmente en dos colores.
Mochilas Piula o Kattowi son mochilas de malla utilizadas para cargar múcuras y calabazos o guardar alimentos y utensilios, hechas en cuero de chivo, en aipis, en fique, en curricán o en hilaza. Se encuentran las de las mallas muy grandes, tejidas con los dedos de las manos, hasta las más pequeñas de mallas estrechas, tejidas con aguja recta, en la técnica de “filete torcido”.
La base de las mochilas de malla comienza en un pequeño círculo formado por un hilo grueso o doble, sobre el cual se trama con aguja un tejido ralo en forma de caho.
La Susu Uttiakajamatu es una mochila de diferentes tamaños, que usa la mujer para cargar objetos. Las hay muy grandes, de la misma forma y tamaño de las susuainiakajatu, para transportar la leña, la sal y cargas pesadas, las hay medianas y pequeñas, para guardar y colgar alimentos y utensilios. Se tejen en aipis, fique hilaza o curricán en el color natural de las fibras y con hilos de fique o algodón de “segunda”, con dibujos de franjas horizontales en varios colores.
Simbología Wayúu
El tejido Wayúu es rico en diseños tradicionales llamados kaanás (arte de tejer dibujo). Esta técnica ancestral se remonta al periodo precolombino y se emplea en la elaboración de piezas que por su gran belleza y colorido son las más apreciadas entre los Wayúu.mochila-wayuu-guajira-artesanias-colombia-2014-998 mochila-wayuu-guajira-artesanias-colombia-2014-92 mochila-wayuu-guajira-artesanias-colombia-2014-9992
Los motivos tradicionales de los kanaas son la expresión más auténtica del modo como los wayuu interpretan y abstraen elementos de su mundo material, de su vida cotidiana, para crear figuras estilizadas de gran simbolismo, entre ellos se destacan los genitales de asnos, los caparazones de tortugas y las constelaciones de estrellas, entre otros.
Estas son generalmente composiciones geométricas que se repiten a modo de greca a todo lo largo de los tejidos, cada uno de los cuales recibe un nombre que expresa su significado, como por ejemplo:
Pulikerüüya, como la vulva de la burra.
Molokonoutaya, como el caparazón del morrocoy.
Pasatalo’ouya, como las tripas de la vaca.
Kuliichiya, como el tejido formado por las varas del techo.
Siwottouya, como la huella que deja en la arena un caballo maneado.
Marüliunaya, como el grabado que se le hace al totumo en el ordeño.
Jalianaya, la madre de kanaas.
Pa’ralouas, que está por encima uno del otro.
Kalepsü, como el gancho de madera empleado para colgar objetos de los techos.
Antajirasü, que se entrecruzan.
Jime’uya, ojo de un pescado.
Ule’sia, limpio.